COCINAR PARA AHORRAR

Si ponemos la vista atrás en la comida que preparaban nuestras abuelas nos daríamos cuenta de lo mucho que ha cambiado respecto a la nuestra. Ha cambiado en densidad energética, en calidad y origen de nutrientes, en las formas de obtención de los alimentos y también en la forma de cocinarlos. Una de las diferencias es que la suya era una cocina mucho más de aprovechamiento, incluso como dicen los chefs: cocina de mercado, productos locales y de temporada, no me imagino a una abuela del entorno rural comiendo pescado noruego, mandarinas en julio o tomates en febrero. Continue reading “COCINAR PARA AHORRAR”